Bancamiga marca hitos con la primera tarjeta Contactless de Venezuela
julio 7, 2022
Bancamiga impulsa la Nueva Ruta del Beato José Gregorio Hernández
julio 15, 2022
 

Sumar voluntades por una mejor educación


La educación es una de los ejes medulares de los programas de Responsabilidad Social Empresarial de Bancamiga, lo que este miércoles se reafirmó durante el acto de apoyo de Bancamiga a Fundación Educando Niños Felices, creada en el 2016 para contribuir con el desarrollo y bienestar integral de niñas, niños y adolescentes en situación de vulnerabilidad en Venezuela.

El Presidente Ejecutivo de Bancamiga, Ariel José Martínez, comenzó su intervención expresando su “orgullo” por la importancia que la RSE tiene en la planificación estratégica del banco.

“Nuestra planificación va de la mano con esto. Toda la actividad financiera de Bancamiga tiene que servir de apoyo a la sociedad y a proyectos enmarcados en educación, cultura, deporte y ambiente”, dijo, al tiempo de agregar que los trabajadores y sus familiares, la comunidad local y la sociedad en general están en esa línea de acción.

Para Martínez es clave apoyar actividades como las que desde hace dos años se promueven con Fundafelices, una alianza que se termina de consolidar en este acto, “en el cual buscamos que aliados y clientes extiendan su aporte para fomentar la educación y disminuir las brechas. Hay que trabajar en conjunto para enfrentar la deserción escolar y mejorar la calidad de la educación”.

Poco antes de finalizar sus palabras presentó a los colaboradores Thomas Silveira, Freddy Amaro y César Gutiérrez, atletas de alta competencia que en marcha, trail running y karate, respectivamente, cuentan con el respaldo de la institución y han puesto muy en alto el nombre de Venezuela.


 
 
 
 

Abracemos a Fundafelices


El acto realizado la mañana de este miércoles contó con la conducción de los periodistas Luis Olavarrieta y Ana Virginia Escobar. Mostró a través de videos la importancia de la RSE en Bancamiga, los proyectos que impulsa Fundafelices y algunos de los momentos clave de la carrera del karateca Antonio Díaz, embajador de Bancamiga, quien hizo una presentación que llevó por nombre Insiste y que además realizó en la sala una dinámica en la que los asistentes ejecutaron algunas sencillas rutinas de esta disciplina.

La directora de RSE, Milagro González, expresó que la vida es un permanente aprendizaje, donde ha aprendido mucho y todavía queda bastante por aprender. “Estar en Bancamiga es un desafío, porque es un banco innovador y tecnológico que está a la altura de cualquier banco del mundo, que ha hecho mucho por el tema social, pero donde hay grandes oportunidades de continuar presentando proyectos maravillosos, que vayan en beneficio de la organización”.

“Siempre van a haber proyectos que deben estar acoplados con el plan estratégico y con el plan de negocios de Bancamiga, un banco emprendedor, visionario y que ha crecido con sentido social”.

Sostuvo que en línea con la visión y con la proyección de la imagen de Bancamiga, que está asociada con la innovación, se encuentra el plan de Responsabilidad Social que tiene al emprendimiento como estrategia clave para su proceso de gestión, con tres campos de acción: educación como primer eje, cultura y deporte, todos contemplados en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas para transformar el mundo en uno mejor.

Para González la alianza con Fundafelices es muy positiva, porque se trata de una fundación bien especial, estructurada y llevada por gente capacitada, que entre sus programas tiene Todos a la escuela con el fin de ayudar a disminuir la deserción escolar y que la institución ha venido apoyando desde el año 2019.

Este programa tiene el objetivo de contribuir con la permanencia de niñas, niños y adolescentes venezolanos en las instituciones educativas, a través del apoyo a los estudiantes más vulnerables con la donación de kits de útiles escolares, la compra de uniformes y el pago de matrículas.

Hizo referencia a que el último estudio realizado a principio de años por el Banco Mundial y la Unicef, con el apoyo de la Unesco, señala que después la pandemia la educación escolar en América Latina y el Caribe retrocedió en un 10%.

“Los invito a abrazar a Fundafelices. Que los clientes que hoy nos acompañan asuman el padrinazgo. Necesitamos de todos, clientes, aliados y empleados, de la mano de Bancamiga, para sumar voluntades y luchar contra la deserción de los estudiantes. Todos juntos hacemos equipo”.


 
 
 
 

Transformar vidas


La presidenta de Fundafelices, Maite Ramírez, manifestó que la alianza con Bancamiga ha permitido dar continuidad a sus programas. Solo con el apoyo durante el año escolar 2021-2022 se beneficiaron 180 niños, que se mantuvieron en la escolaridad y recibieron una educación de calidad.

De la mano de la AVEC vienen respaldando niñas, niños y adolescentes del Colegio Paulo VI, en la Cota 905; U.E Nuestra Señora del Encuentro, en el sector Mirador del Este en Petare y San José, en Vista Hermosa, Catia.

“Para nosotros es muy importante que haya instituciones y personas que estén ganadas a nuestra causa. Nos llena muchísimo saber que ustedes reconocen que lo que hacemos es muy significativo para el futuro del país. Estamos en el camino correcto, que es transformar vidas. Hay que sumar voluntades para ayudar a esos niños que son el futuro del país”.

Por su parte, Yetsa Méndez, gerente de Comunicaciones y de Movilización de Recursos, señaló que el reto es continuar impulsando una educación de calidad con los cuatro programas de Fundafelices: Comiendo Sano, Regalando Sonrisas, Aprendo en un Clic y Todos a la Escuela, que es el programa bandera.

“Promover la educación es un bien social. Creemos fervientemente que uno de los factores de transformación de la sociedad es la educación. Es por eso que siempre decimos que invertir en educación no tiene pérdida. Bajo esa premisa la alianza con Bancamiga ha sido clave para nuestra labor”.

En los planes próximos de Fundafelices está en llegar a Mérida. Monagas y Delta Amacuro.

Méndez dijo que el primer paso es identificarse con la labor. No son 20 mil niños que se benefician sino son 20 mil historias.


 
 
 
 

“Mi gratitud a Bancamiga y a Fundafelices”


La presidenta de la Asociación Venezolana de Educación Católica, Sor Alicia Boscán, comenzó agradeciendo a Bancamiga por el apoyo a Fundafelices, porque “ayudar a Fundafelices es ayudar a la AVEC”.

Recordó que conocieron la Fundación hace unos tres años con el programa Regalando Sonrisas, dirigido a niños y niñas en condiciones de exclusión social, a quienes se les obsequia en las escuelas un juguete en diciembre. Pero poco a poco la relación se fue ampliado hasta llegar al Colegio Paulo VI, U.E Nuestra Señora del Encuentro y San José, en Vista Hermosa, Catia.

“Mi gratitud a Bancamiga y a Fundafelices por todo el bien que están haciendo para que los niños no se vayan de las escuelas o que los que han desertado por alguna causa regresen a las escuelas. Dotarlo de libros, de alimentos y ayudarlos en su crecimiento académico, personal y espiritual es fundamental”.

Dijo que la educación hace a las personas más humanas y que las comunidades crezcan como colectivos, “y eso Bancamiga lo tiene muy claro”.


 
 
 
 

“Antonio Díaz: Insiste”


Durante la presentación de los proyectos de Fundafelices estuvo el embajador de Bancamiga, el pentacampeón mundial de karate, Antonio Díaz, quien en 20 minutos sintetizó los altos y bajos de su carrera, sus conquistas y frustraciones.

Después de referirse a la importancia de la Responsabilidad Social Empresarial y de que Bancamiga se sume a la lucha por evitar la deserción escolar y que mantenga el deporte como una de sus líneas medulares, compartió algunas reflexiones.

“Cuando se trabaja en equipo se pueden lograr cosas maravillosas. Dar en la vida algo por seguro puede implicar ponerle menos empeño. Para estar entre los grandes hay que esforzarse. Hay que trabajar con ahínco si quieres ser el mejor”, expresó.

Entre los años 2001 y 2012 Díaz se enfrentó 19 veces al italiano Luca Valdesi, con quien durante 10 años compartió el dominio de la categoría de kata individual masculino. Sus primeros enfrentamientos en los campeonatos del mundo terminaron en derrota para el venezolano. Fue en Serbia 2010 y después de 14 años buscando ser campeón del mundo que pudo lograrlo.

“Nunca me di por vencido y luché por un sueño. Algo que me quedó claro es que todos en la vida tenemos un italiano que vencer, que muchas veces puede ser uno mismo”.

Ante la audiencia recordó un proverbio japonés: “Haz todo lo que puedas. Lo demás déjaselo al destino”. Para más adelante agregar que “el maestro está para guiarte, pero el camino lo hace uno”.

“Muchas veces en el camino dudé si podía llegar, pero hice todo lo posible por hacerlo. Nunca pierdas la fe en ti. La batalla más importante es contra uno. Los sueños pueden verse poco probables, pero siempre están bajo nuestro control, porque el esfuerzo depende solo de ti”.